Cuando tu voz me abrasa

smoke-731152_1920

Pixabay.com

Cuando tu voz me abrasa tras la cortina onírica de los deseos

sobreviene sigilosa la sonrisa sarcástica del aire transmutado en humo

la asfixia de la muerte la ataraxia ante lo inevitable

fractal-1069201_1920

Pixabay.com

 

entonces pasear por los paisajes de la tristeza ciego y mudo

invisible como un fantasma que rebobina las imágenes de este sueño

antes de sumergirse en el río Lete antes que sus manos de fango se disuelvan

water-1245000_1920

Pixabay.com

en sus turbias aguas aquellas que jamás abrazan el mar

aquellas que fosilizan los arcillosos amores las calcáreas mentiras

el desgarro la hemorragia el olvido el remolino de la sed que todo lo ahoga

Anuncios

Las edades del amor

fantasy-2824304_1920

Pixabay.com

 

En la infancia me ahogué en unos ojos verdes

viví en un exilio de algas marinas como los difuntos en el limbo

                      sin embargo sobreviví porque tu voz era el eco de todas las caracolas                                                                                                                                                                                                                                       

en la juventud naufragué en unos brazos de amapola

aprendí a leer tu voz en el viento tu mirada era

                                         un océano cósmico en plena ebullición danzante                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 

en la vejez me embriagué con todos los aromas de la tierra

los que emanan de tu aliento cuando tu voz me abrasa

así construí los pilares de la vida así viví las edades del amor

Espiral hipnótica

dreamcatcher-176977_1920

Pixabay.com

La clarividencia es un espejo fragmentándose en las imágenes

de un crepúsculo como una hipérbole de la vida

                         que sella el sueño del alma con el opérculo de la espiral hipnótica                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

la infancia entonces se libera de las cadenas de los dogmas

las sonrisas son mariposas de letras y notas musicales

                                  que sobrevuelan el recreo de arena como en un dejá vù                                                                                                                                                                                                                                                                                 

me arrastran por el remolino de la rebeldía me sumerjo

en su corriente como en una coreografía de reos para destruir

el círculo concéntrico que todo lo comprime

Del logos al mito

1024px-Auguste_Rodin_-_Grubleren_2005-02

“El pensador” A. Rodin

 

Desandar el camino del mito al logos para volver a la caverna

que ironía sutil y esperpéntica de creencias ciegas y utopías fallidas

la túnica de la esperanza como el manto de Diógenes se agujerea y desgarra

cómo desandar después del sueño ese camino que se borra y se pierde

para sumirse en la anestesia de la hipocresía domesticada

cómo mirar a la cara a los huérfanos del hambre a los exiliados del miedo

no hay prisiones en las estrellas solo barrotes de oscuridad en nuestra mente

velos insolidarios una justicia ciega que nos impiden ver

las lágrimas que se desprenden en las Táuridas de noviembre

Ósmosis de clorofila

 

 

Después del sueño abandono el devenir cósmico de la vida

en manos de Ceres sedientas para que consuman mi elixir sanguíneo

                               mis genes arcaicos de donde proviene la épica de la poesía                                                                                                                                                                               

                                                                                 

Perdido el rumbo equidistantes los caminos se rinde el oráculo

el que profetizó la derrota de Jasón contra los toros de Eetes

                     más ciego que una calavera de sal diluida en una ósmosis de clorofila                                                                                                                                               

Después del sueño aislado de tu voz ausente

un escalofrío invita a mi alma a pintar con palabras

el guiño de un ojo azul en una aurora boreal

Mnemósine

1024px-Gabriel_Dante_Rosetti,_Mnemosyne

Mnemósine, Gabriel Dante Rosetti

 

 

 

Arrúllame arrúllame con tu suave nana

no dejes que el viento despeine mis sueños

                                   acercame a la oquedad subterránea donde emana la luz                                                                                                                                                                                                                  

en la urdimbre de todos los tiempos y universos

tu voz y nuestros silencios tus ojos y nuestra mirada

                         en la encrucijada de los caminos cuando la noche incita al sueño                                                                                                                                                                                          

cómo reconocer nuestro rostro entre las galaxias más lejanas

cómo alimentarse con el néctar invisible de tus senos

cómo despertar ebrio sin naufragar en Mnemósine arrúllame arrúllame

Nocturno para acordeón

frost-2006159_1920

Pixabay.com

 

Mi madre siempre quiso que aprendiera a tocar el acordeón, sin embargo mis pasos se decantaron por escribir versos comprimidos como el aire prisionero en el abanico de  este instrumento. Luego llegó Salvat-Papasseit con  su “Nocturn per a acordió” y la cuadratura del círculo se llenó de madera y lluvia, y de mar…

 

 

Mi universo de letras es un acordeón donde descomprimo versos

en su abanico el viento es una estrofa musical que invade galaxias

                                         solo un suspiro germinal que atraviesa lo ignoto                                                                                                                                                              

 

para desembarcar en la orilla de tus silencios

tú y yo somos nosotros y ellos acoplados en una melodía

                           resueltos a desenterrar tumbas de fango rojo y estrellas de mar                                                                                                        

 

todo en ese esqueleto de madera sabe a naftalina y carcoma

como el aire que invade todos los poros de mi memoria

mientras escribo este nocturno que embriaga mis recuerdos con su aroma a muerte