Retorno a Comala

 

la muerte asoma como un fantasma bajo la lluvia

podría ser cualquier difunto navegando aguas profundas

ocultando su rostro verde en el ozono camino a Comala

 

qué huellas deja en el agua cuando desnuda la tristeza

la que deja tu ausencia en un collar curtido en mil batallas

qué rastro deja en un sueño cuando el tiempo es solo humo

 

las herraduras de un caballo que galopa en el viento

como un huracán exiliado que derriba los muros del silencio

silencio que es la quietud que separa mi mirada de tus ojos

 

se escuchan voces en la memoria de las caracolas disecadas

ahogados gritos que circundan el perímetro de mi llanto

el camino que recorre la sangre oxidada bajo la tormenta

 

nadie recordará nuestros nombres cuando seamos sombras

la silente fortuna de ser vapor en la noche más oscura

donde todas las sendas se sumergen y pierden en Comala

Bautismo de sombras

 

rain-2051222_1920

Imagen CC0 Public Domain

 

 

Hubo un tiempo donde los sueños cobijaron mis silencios.

Espacios invisibles que habité como un nómada errante.

Crecí como una amapola en un desierto de voces hirientes.

Mi mirada capturó todas las letras perdidas en la arena,

construí palabras como castillos de aire.

La lluvia quiso cercenar el misterio de mis ojos cerrados.

Me volví fuego para abrasarme en tu ausencia.

Descubrí los fonemas en tu piel ocultos,

me abandoné a su embrujo etéreo.

Brotaron lágrimas de hierro, versos caóticos, gritos de hielo.

La lluvia, sí, siempre la lluvia bautizando mis sombras.

La frontera de la vida como el humo que se evapora,

que consume con avidez mis estrellas fugaces.

Como un agujero negro, negro como la muerte.

Hubo un tiempo que renuncié al amor. Días de sombras

que encumbraron mis sentidos. Ahora el recuerdo revive…

Quise ser poeta y arañarle versos a tu ausencia.

Evoqué tus miradas en mis pupilas, tu voz en mi memoria

como una flecha

que rompe

el viento

                                                                                       para bautizar

mis sombras.

Donde no quede rastro de la ignominia

20161210_155256-2

Fotografía de Xabier Novella

Escribir

no es solo

juntar

letras

Unir

conceptos

Diseccionar

ideas

Redibujar

una sonrisa

Silenciar

un grito

Destapar

un misterio

Manipular

un sentimiento

Compartir

el miedo

Interpretar

miradas

Cobijar

anhelos

Respirar

alientos

Fotografiar

olores

Soñar

epopeyas

Despeinar

voces

Desnudar

heridas

Columpiar

vanidades

Inventar

anagramas

Disociar

verbos

Prostituir

metáforas

Soñar

despierto

Rastrear

lamentos

Sepultar

ilusiones

Aclarar

atardeceres

Parir

moléculas

ingrávidas

en el espacio

íntimo de un

amor anónimo

Beber

los electrones

del deseo

para saciar

la sed

infinita

el hambre

prohibido

con el maná

de los versos

Escribo

encadenado

para desencadenar

la tristeza

Liberar

la pereza

para hundirla

en el olvido

donde no quede rastro de la ignominia

Del libro “Morfeo Reloaded” 2015

Adán y Eva unplugged

desconexión desnudez deseo desobediencia desafío desahucio destierro desarmar desprecio desengaño desviar desvergüenza desventura desvelado desuso desvarío destreza destino destello desquite despótico deshonra despiste despilfarro despedir desleal desmentir       desenmascarar       desoír      desliar       desiderátum         desierto       desertar renacer revolución real revivir restitución revertir resplandor rescate rejuvenecer respiración resarcimiento respeto reintegración recreación reencuentro refugiado reforestar   reflejo    rectificar   recuerdo    regio     recompensa   rebelión  reflexión   redimir

PSICOGÉNESIS

Redención para nacer desnudos de un vientre puro Descodificados libres virtuosos rebeldes                                                                                                                                           Despiertos

bar-code-25475

Imagen libre de derechos

Poema del libro “Morfeo Reloaded” 2015