“El mundo en tus manos”, comunicado especial.

 

Mockup1

 

Hemos tenido dificultades técnicas y burocráticas que han retrasado la publicación del libro solidario “El mundo en tus manos”. Desde la redacción de Scripto os pedimos disculpas a todos los colaboradores y amigos por el retraso y las molestias ocasionadas.

La web de Scripto y el correo no están disponibles todavía. En breve esperamos disponer de estos canales de comunicación con todos vosotros. Mientras, iremos informando de las novedades a través de los blogs de los diversos miembros de la redacción.

Ahora el libro es una realidad gracias al esfuerzo de todos los que habéis colaborado, a CJ-Editorial y a todos los que habéis dedicado tantas horas de trabajo en Scripto.

Anuncios

On the turning away…

Invisibilidad

donde las sombras se diluyen

para discriminar lo molesto

lo que sobra, los deshechos de la miseria

de esta civilización decadente

de los que solo consumen

desperdicios  y la soledad

 

 

Némesis

 

 

 

 

All-focus

Fotografía de Xabier Novella. Escultura realizada por alumnos de l’Escola l’Horitzó de Barcelona. Junio 2018

 

 

Sin lluvia
el fango se transforma en arena fina.
La sequía del pensamiento libre
es la némesis
de la deshidratación de la libertad.

 

 

flower-887443_1920

Pixabay.com

 

 

Entropía

IMG_20180501_200837 - còpia

 

 

«No es bueno estar adaptado a una sociedad enferma».
Pintada anónima.

 

 

He visto velas de sangre sumergirse en laberintos de óxido,
como un puñal se sumerge en el pozo de la ignominia
para desembarcar en la orilla onírica de la lucidez…

Esa frágil flor de la rebeldía que nada contracorriente
como un verso apócrifo escrito en una pared de mármol,
reclamo de luz, aroma de libertad, paradigma cuántico.

La memoria del agua

 

 

 

Beberse el olvido, como un loco engulle,
ebrio de soberbia, la memoria del agua.
Beberse una copa de magma fosilizado
para vaciarse de llantos y falacias.

Beberse el olvido -sin sed- para vaciar
la lujuria de un instante perpetuo
como en un réquiem se vacía el luto
como la ropa de un difunto espera,
colgada en un armario, las manos ausentes.

Las mentiras huelen a ozono cristalizado,
a laberintos de sal que coagulan las venas.
Entonces, beber sin sed.
Dormir sin sueño.
Vivir sin aliento.

Cuando ya nada puede herir el alma liberada,
beberse el olvido, como se bebe el amor…

Censura

 

 

Yo no sé qué nuevos versos escribir. El viento arrastra esta solitud de esquinas desvirgadas. La inspiración fue un mal sueño, una quimera de ostracismos y disidencia. Sobrevivió el ansia de ser efímero como la gloria bendita de morir encumbrado en el anonimato. Solo la tormenta y los truenos, la lluvia y los relámpagos, desnudan la miseria humana. Qué maldito placer epicúreo de bailar ante la muerte, solapado en la indiferencia de un silencio.  Bautizado con sombras y cenizas. No, yo no sé qué nuevos versos escribir. Nebulosas grises persiguen los desideratos de los jueces enjuiciados. Qué humana desobediencia recapitula universos paralelos. Qué crimen pensar en voz alta cuando ya no quedan más argumentos que repetir, como repiten las caracolas, el llanto del mar. Ahora solo quiero retratar lo minúsculo, agrandar el horizonte para fragmentar la vista y, en paralelo dibujar lo invisible. El grito mudo que sabe que jamás será palabra y, palabras que saben que morirán en el viento. Yo no sé qué nuevos versos escribir.