Sinestesias


De mis dedos descarnados emanan voces de colores.
Una orgía de letras amañadas por el silencio;
cáusticas y corrosivas, como alfileres de madera
que se clavan en la cruz de cera que son tus labios.
 
De mis pies descalzos supuran infrarrojos olores,
como las ofrendas de los difuntos a los vivos.
Sarcasmo y vanagloria de la vida que se entierra,
cuando se pierde la dignidad en un baile de vanidades.

De mis ojos desorbitados cuelgan los restos de mis penas.
Como lágrimas pétreas para el caudal seco de las promesas,
como la virginidad de un eunuco, ignominia y soledad,
que se vierten como la lava por las laderas del horror.





Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: