Registro de asuntos cotidianos

La luz del día se destila con los últimos rayos de sol,

como tinta invisible en un pergamino de vapor.

Allí quedan registrados los acontecimientos cotidianos;

aquellos sucesos miméticos, los que pasan inadvertidos:

cosas irreales como los sueños de las amapolas,

la primera visión de un ciego en el desierto,

la voz pretérita de las aves en el paraíso,

un noticiero de papel arrastrado por la mirada de un pez,

las huellas de las hormigas en el asfalto del deseo,

el humo de un cigarro que desciende burlando la gravedad,

un mudo rezando plegarias en latín mientras espera su limosna,

un murmullo de silencios atrapados en un globo,

una mariposa sin alas en la cola del desempleo,

el flirteo de un gato negro por WhatsApp,

una campana de hielo repicando en el infierno,

un buque de guerra anclado en un panal de abejas,

la incertidumbre vestida de azul para el bautizo de la esperanza,

un entierro sin muerto, un muerto sin entierro, en el mar de la vergüenza.

2 comentarios sobre “Registro de asuntos cotidianos

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: