Mi hogar




Una puerta no es un corazón, pero cierra las heridas,
las que se secan al sol en las terrazas vacías.
Una ventana no son unos ojos, pero abren las miradas,
las que reposan en el alféizar rojizo de mis arterias.
Una chimenea repleta de regalos por Navidad 
no dan la felicidad, solo llenan los vacíos del alma.

Mi hogar no tiene puerta, ni ventana, ni chimenea.
No necesito el confort del calor de lo innecesario.
Mi casa no tiene cuatro paredes, ni armaduras de hormigón,
no necesito la seguridad de la piedra pues no poseo nada.
Mi casa es un camino en la montaña,
mi hogar donde mi corazón vaya.






5 comentarios sobre “Mi hogar

Agrega el tuyo

  1. El Tao te observa con satisfacción. Y no solo el Tao, claro está, sino todos los que disfrutamos de tu poesía. Repito lo que dije ayer: me gusta mucho esa mirada segura, a pesar de la melancolía que parece ser el germen del poema.

    Un cálido abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Creo que algo importante de la enseñanza taoísta es aprender a vivir. A conocer y reconocerse en los valores esenciales. Su práctica no deja de ser una mirada, una contemplación, una reflexión íntima más allá del intelecto y aquí es donde radica su dificultad. Uno intenta seguir ese camino, no es fácil, bien lo sabes. La poesía y el contacto con la naturaleza ayudan. Recuerdo con mucho cariño las primeras lecturas de Lao Tse de mi juventud. Supongo que esto se transmite, a veces, en mis escritos.

      Un cálido abrazo

      Le gusta a 1 persona

      1. Yo, aunque no me reconozco de manera absoluta en ninguna de estas disciplinas (un poco por método, otro poco por indisciplina) vuelvo a los escritos taoístas una y otra vez (al igual que a los textos budistas). Sobre todo en momentos de zozobra emocional, por supuesto (cuando uno está feliz se conforma con una cerveza o con un caramelo), esos textos son un bálsamo sin igual.
        Con respecto a tus textos, muchos de ellos llevan esa impronta consigo; algunos de manera más evidente, otros de manera más sutil, pero sin duda en muchos de ellos esa mirada sobre la realidad (sea esto lo que fuere) se ve tamizada por estas ideas filosóficas que no dejan de ser tan simples como incomprensibles o, mejor dicho, inasibles.

        Un cálido abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      2. Supongo que es algo que debo tener bastante interiorizado, dado que fluye solo por los versos…
        El Tao es un buen refugio para épocas convulsas, aporta serenidad y equilibrio. Y reconectándolo con el tema del viaje, el Tao es un camino interior que uno ha de andar en solitario. Sé que últimamente estoy de bajón, pero igualmente pocas cosas me proporcionan momentos de “felicidad” y, esas pocas, son intangibles. Los paseos por la naturaleza me aportan la serenidad y la creatividad necesaria para seguir adelante.

        Un cálido abrazo

        Le gusta a 1 persona

      3. Nada que agregar. Ya hemos hablado de estos asuntos por otros medios; sobre todo por estos momentos de “bajón” que, curiosamente, también son compartidos en el tiempo.

        Abrazo.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: