Nebula

 
 
  
 
 
 Caminar sobre la sombra que proyecta tu recuerdo
 para no alcanzar nunca ese gris suspiro que es tu ausencia.
 Escribir versos, escribirte primaveras entre almendros;
 deshojando la tristeza que no tiene patria ni acomodo,
 rellenar los puntos suspensivos con símbolos y anagramas.
 Sentir el balanceo sincopado de las amapolas entre el trigo,
 sentir la electricidad de la niebla cuando compone epitafios.
 Sentir la vida, entonces, es como sumergirse en el vaho 
 que exhala la tierra, como un buzo en las corrientes abisales,
 aislado del frío y del sonido, perdido en una odisea de azules 
 inmensos, de tectónicas danzantes, respira el oxígeno cautivo.
 Sentir tu voz, Improvisada, como fotografías de una jam session 
 donde recordar tus notas, blancas y negras como la niebla,
 como el suspiro de una trompeta ahogándose en mi respiración.
 Ponerle puntos suspensivos al diálogo que entierra la monotonía
 de la lluvia sobre el asfalto, mientras camino etéreo por la niebla
 que todo lo empapa. Tomarme un café en la madrugada
 para alejar las pesadillas, para abandonarme en la resaca
 de las letras, en la herida que emana de los suspiros de la noche. 







Del libro: La hipnótica levedad de las amapolas

5 comentarios sobre “Nebula

Agrega el tuyo

  1. Voy a hacer una aclaración preliminar al comentario: toda lectura implica, como bien sabemos, una lectura “situada”; es decir, comprendida desde este “aquí y ahora” del que lee, lectura que seguramente diferirá de la del autor (esto no quiere decir que el lector sea el dueño último del texto, tal como se dice hoy en día por ahí; nada de eso). Quiero decir que lo que voy a decir a continuación bien puede diferir de tu intención original, Xabi; pero como no puedo dejar de leer el poema de esta manera, así lo dejo escrito a continuación.

    He venido leyendo tus poemas al revés de como lo hago habitualmente, lo cual es de forma cronológica. Hoy, no sé porqué, los he leído al revés, desde el último que subiste hasta este (y creo que me queda uno más). He notado que, en general, los últimos poemas que has estado compartiendo llevan una impronta melancólica, de un extrañar particularmente a alguien (puede ser una musa creada ad hoc, por supuesto); pero en este poema he encontrado una pequeña variante que me ha causado mucho placer: el verso que termina con “…tomarme un café en la madrugada”. Creo (insisto: es una visión absolutamente personal) que todos los poemas anteriores y éste mismo confluyen en este verso. Lo veo como una forma de decir “sí, te echo de menos; sí, quisieras que estuvieras aquí; sí, extraño tu cuerpo y tu piel… pero bueno, qué va…” y acto seguido te llevas la taza de café a los labios con una firme postura estoica.
    Repito que no sé si esta fue tu intención o sólo es una interpretación mía demasiado libre; pero me encanta esa imagen (porque no puedo dejar de verla) del hombre que dice “sí, me haces falta” para luego encogerse de hombros y decir “es lo que hay…”.

    Un cálido abrazo y perdón por la digresión.

    Le gusta a 1 persona

    1. Tu comentario y observaciones son acertados, como suele ser habitual, los poemas están teñidos de melancolía. El objeto de esa añoranza, extrañeza como tú dices, son varias personas. Me alegra que te haya gustado ese corte, pausa, que supone el verso “… tomarme un café en la madrugada…” el poema, y en general el libro necesitaba esa reflexión. Ese afrontar¿de forma estoica? el conflicto emocional, y que mejor que una reafirmación, en forma de metáfora, contra el sueño, contra la inercia…

      Un cálido abrazo

      Le gusta a 1 persona

      1. Me alegra ver que no he sobre pasado con mi comentario. También me alegra que coincidamos con ese verso tan particular (y repito: el cual me ha parecido genial; ese corte en el sentido y tono general de los poemas que lo rodean sigue despertándome una sonrisa).
        Y sí, sin duda, hay mucho de estoicismo en esa postura; pero también hay un dejo de ironía que lo mejora.

        Un cálido abrazo.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: