El rugido

 
 
 

 Escribo para no perder la memoria,
 por el camino he abandonado
 palabras y recuerdos;
 fechas y onomásticas,
 parábolas y cuentos,
 como hojas caducas en el otoño de la vida.
  
 Escribo mientras me queden vagos síntomas de cordura,
 después se acabarán los versos,
 como antes acabaron:
 las imágenes de la infancia,
 los aromas,
 los sueños,
 la risa,
 el llanto...
  
 Escribo para no volverme más primitivo,
 scrb pr n vlvrm ms prmtv
 Eio aa o oee á iiio
 sr p vrm s rtv
  
 ¡r r r!
 -como ruge el olvido en la caverna perforada-
 ¡r r r!
 ¡r r!
 ¡r!
 
 Las palabras se olvidan en el silencio de los árboles.
 
 Ahora soy clorofila,
 quizá savia,
 polen,
 el azul del cielo reflejado en un charco.
 La inseparable sonrisa del viento
 cuando susurra tu nombre.
 Una flor de brezo
 desafiando
 la tormenta. 
 La memoria deshabitada…
 El cadáver de la nieve cuando se funde con la lluvia. 




2 comentarios sobre “El rugido

Agrega el tuyo

  1. ¿Qué misterio nos espera después de la última barrera? Tal vez no podamos escribir poesía porque de alguna manera nos habremos convertido en poesía pura. Eso es lo que sentí cuando después del rugido sentí el renacer ya no del poeta, sino de la poesía, en los versos

    Las palabras se olvidan en el silencio de los árboles.

    Ahora soy clorofila,
    quizá savia,
    polen,
    el azul del cielo reflejado en un charco.
    La inseparable sonrisa del viento
    cuando susurra tu nombre.

    No está nada mal eso ¿No? Digo, tanto el poema como convertirnos en poesía no es poca cosa…
    Ojalá así sea.

    Un cálido abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    1. Este poema lo empecé a escribir hace uno meses y el polvo fue sepultándolo poco a poco. Hoy lo retomé después de armarme de valor, sacudirme viejos fantasmas que me sumergen en el silencio.
      Tu primer párrafo sintetiza a la perfección la esencia del poema. Justo los versos que citas son los que escribí hoy. El primero se gestó durante la contemplación de la montaña de Montserrat desde un olivo. Ya ves, mis paseos, a veces, se transforman en poemas…

      Un cálido abrazo

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: