Libros

Algunos de los lectores me han preguntado por los libros que tengo escritos. Os dejo una lista de mis obras y las portadas de algunos de ellos, no todos están publicados.
Libros escritos entre 1978 y 1989
Inéditos:
Rumor de silencios
Ceguera matinal
Divagaciones
Crepúsculo sordo
Poesía marchita
Desolación de la palabra
Marismas
Pléyades
Crepusculario
La flor desnuda
Campos nublados
Volveré
Primera morada
Segunda morada
Silencios, ausencias, adioses
Vagabundo en llanto
Divagaciones
En la morada del viento
En el corazón del alba
Solitudes
Desde la soledad quebrantada

Publicados:
Hoy puede ser un día triste. El Paisaje Editorial. Aranguren (Vizcaya) 1986
Antologías:
Antología Clarín de poesía. El Paisaje Editorial. Aranguren (Vizcaya) 1986
International Poetry Yearbook. Teresinka Pereira. Moorhead University (USA) 1989





Libros escritos entre 1999 y 2015
Inéditos:
En el límite del silencio
Las voces que el viento atrapo en sus manos
Como dos voces que galopan
Poemas del amor clandestino
Ojos de gacela
Sueños de papel
Metáfora de un grito
Morfeo reloaded
El oráculo de Pitágoras
La memòria de la pell (en catalán)

Publicados:
Haikus desde el silencio. Lord Byron, ediciones. Madrid. 2015
Antologías:
Nueva poesía y narrativa hispanoamericana. Lord Byron ediciones. Madrid. 2009




Libros escritos entre 2016 y 2020
Inéditos:
La ranita Frida
La hipnótica levedad de las amapolas
Crónicas de insomnios y adipsias
Pluvia Somnia
Vora la mar (en catalán)

Publicados:
Expoemas. Desolación de la palabra, revisitado. CJ editorial  Montcada (Barcelona). 2017
Laberintos de agua. Vitruvio editorial. Madrid. 2019


11 comentarios sobre “Libros

Agrega el tuyo

    1. ¡Gracias, Roberto! De la primera etapa guardo solo alguno de los manuscritos encuadernados e ilustrados por mí. La mayoría no tienen la suficiente calidad para ser editados. Conforman una temporada de aprendizaje y búsqueda de la propia voz. Después de diez años de silencio retomo la escritura y profundizo en mi voz. Juego con distintos géneros; el haiku, caligramas, concretismo, poesía libre y voy poniendo los cimientos para la tercera etapa junto con la apertura del blog.
      De los libros inéditos estuve a punto de publicar “Como dos voces que galopan”, tenía una oferta en 2008 que debido a la crisis económica que hubo no pudo ser editado. Ahora estoy a la espera de ver si se publica “Pluvia Somnia”, tengo un preacuerdo verbal con una editorial. Y los últimos libros tengo que acabar de corregirlos y ampliarlos antes de presentarlos al editor. Estamos en ello, sin prisas.

      Un cálido abrazo

      Le gusta a 1 persona

      1. ¡La corrección eterna! Yo acabo de compartir un poema de mi único libro publicado y antes de enviarlo, lo corregí… Supongo que en ese sentido todo aquel que escribe es un eterno insatisfecho (y no está mal, claro, salvo que nos creamos genios que rozan o que alcanzan la perfección); pero tampoco hay que exagerar…
        Imagino que en esos libros iniciales debe haber mucho material útil para volver a trabajar en ellos…

        Un cálido abrazo y felicitaciones nuevamente.

        Le gusta a 1 persona

      2. No creo que vuelva a ningún poemario antiguo, lo hice con Desolación de la palabra que se convirtió en el libro Expoemas, pero va a ser la excepción. Tengo demasiados textos nuevos comenzados y quiero centrarme en ellos. Lo otros sirvieron de aprendizaje y hay deben quedarse.

        Un cálido abrazo

        Le gusta a 1 persona

      3. Es una idea totalmente comprensible y más que adecuada, seguramente. Siempre recuerdo, en estos casos, lo que hizo Cortázar, quien escribió una novela de varios cientos de páginas para luego quemarla. “Lo hice para aprender” dijo. Después sí, escribió su primera novela.
        En mi caso, por indisciplinado, escribo más notas e ideas que textos en sí, de allí que todavía encuentre papeles viejos que me parecen aptos para ser continuados o escritos hoy; pero entiendo que eso no siempre sucede o, incluso, que lo más habitual sería que NO sucediera (uno generalmente avanza, crece, y esas cosas viejas pasan a ser eso: viejas; cosas que ya no tienen brillo alguno).

        Un cálido abrazo.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: