Inmensamente insignificantes

All-focus
Xabier Novella, 2018

Una puesta de sol más. Una entre incontables atardeceres. Una que nos recuerda lo inmensamente insignificantes que somos. Lo efímero de nuestra existencia, minúscula ante la magnitud de la edad de la tierra. Planeta, éste, inmensamente insignificante ante la infinitud del universo cognoscible. Universo inmensamente insignificante ante el infinito inabarcable de lo ignoto. Más allá de la luz visible remansos de universos, galaxias, sistemas solares, planetas, amaneceres y atardeceres incontables. Sentimientos que convergen y se expanden por los corazones… distancias cósmicas de la soledad…

 

IMG_20180728_101537-EFFECTS (1)
Xabier Novella, 2018

Qué somos nosotros si no piedras abandonadas en el camino de la vida. Sufrimientos que quedarán en el vacío de la nada después de nuestra muerte, inmensamente insignificantes. No perdurarán nuestras efímeras creaciones, millones de años de un planeta serán absorbidos por el Sol.

El agua y los minerales, ajenos al tiempo y a los humanos deseos, moldean el interior de las cuevas. Aquí, en la oscuridad y el silencio cual matriz de la vida, se vislumbra el sentido de las sombras de la caverna. No dejamos de ser diferentes a los humanos prehistóricos. Nuestros atávicos miedos, los sueños que proyectamos en la pared de la caverna perduraran millones de años atrapados en el no tiempo. Quizá nadie descubra los secretos que oculta el interior de la tierra. El arte nonato. Las historias incontables sumergidas en el silencio pétreo.

 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios sobre “Inmensamente insignificantes

Agrega el tuyo

  1. Oye, deja de escribir mis textos, por favor; que así no voy a terminar más con el libro.
    No sabes, al leer estos textos tuyos, cómo imagino una charla entre nosotros dos. Son tantos los puntos en común que no deja de sorprenderme, en ciertos momentos, hasta la elección de algunas palabras centrales para expresar las mismas ideas.

    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Ja ja ja…

    Algún día nos hemos de encontrar para charlar tranquilamente. Si hay sincronía entre nuestros pensamientos no será difícil sincronizar lugares comunes en el espacio y el tiempo… seguro!

    Un abrazo

    Me gusta

  3. El gran consuelo: Inmensamente…mente eternos. Fastuosamente…mente olvidadizos.., porque tanta eternidad no podría caber en nuestros intelectos. Sabiéndonos luz.., las sombras de la caverna se disuelven. Un abrazo ❤

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: