Bautismo de sombras

 

rain-2051222_1920

Imagen CC0 Public Domain

 

 

Hubo un tiempo donde los sueños cobijaron mis silencios.

Espacios invisibles que habité como un nómada errante.

Crecí como una amapola en un desierto de voces hirientes.

Mi mirada capturó todas las letras perdidas en la arena,

construí palabras como castillos de aire.

La lluvia quiso cercenar el misterio de mis ojos cerrados.

Me volví fuego para abrasarme en tu ausencia.

Descubrí los fonemas en tu piel ocultos,

me abandoné a su embrujo etéreo.

Brotaron lágrimas de hierro, versos caóticos, gritos de hielo.

La lluvia, sí, siempre la lluvia bautizando mis sombras.

La frontera de la vida como el humo que se evapora,

que consume con avidez mis estrellas fugaces.

Como un agujero negro, negro como la muerte.

Hubo un tiempo que renuncié al amor. Días de sombras

que encumbraron mis sentidos. Ahora el recuerdo revive…

Quise ser poeta y arañarle versos a tu ausencia.

Evoqué tus miradas en mis pupilas, tu voz en mi memoria

como una flecha

que rompe

el viento

                                                                                       para bautizar

mis sombras.

Anuncios

2 comentarios en “Bautismo de sombras

  1. Hace poco subí un poema a mi blog desde un teléfono, cosa que no suelo hacer (subir entradas desde un teléfono, digo). Cuando vi el poema en una computadora vi que el orden que yo suponía “prolijo” no era tal, sino que el dispositvo había creado un orden totalmente diferente. Lo corregí y Danioska, quien había escrito un comentario positivo al primer texto me dijo que la segunda versión era más pobre y lo sintetizó con esa frase tan conocida pero que nunca había aplicado a mí mismo: “A veces la forma es fondo”.
    Bueno, luego de todo este introito digo que esa expresión se aplica más que nadie, al menos de los poetas que conozco, a ti. Siempre me gustó esa capacidad que tienes para jugar con toda la página, adecuando los versos no sólo al sentido que tienen por las palabras que los componen sino también con el sentido que la tipografía y la disposición espacial les añaden.
    Veo en este poema un dejo de enojo y de historia, de mirada atrás y de seguridad presente que hacen de la lectura de este poema una experiencia más que positiva. Últimamente estoy viendo demasiadas quejas sin propuesta (demasiadas lágrimas de autoconmiseración, digamos) y un poema que se atreve a decir “La lluvia quiso cercenar el misterio de mis ojos cerrados. [pero] Me volví fuego para abrasarme en tu ausencia.”, por ejemplo, me resulta más que atractivo.

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s