la noche solo sabe a lluvia, II-III-IV

 

II

hay noches que solo saben a lluvia

como besos desperdigados

entre las sombras de las almohadas

testimonio de mil batallas perdidas

sueños efervescentes de atmósferas acuáticas

arrecifes donde los pensamientos naufragan

precipicios donde el amor habita

para navegar por unas pupilas etéreas

 

III

se escuchan campanadas que tocan

a lluvia de difuntos y a voces ahogadas

en los acantilados de tu cuerpo desnudo

mientras escribo poemas para desvestir mi tristeza

en tus senos de coral

en tus ojos de agua

en tu sonrisa que es mi sonrisa

para acallar ese repique de campanas oxidadas

 

IV

tu mirada se adentra en mi mirada

allí donde solo existen desiertos de arena

agujeros en la piel donde el agua no cala

marismas de sal seca adobe de heridas

se adentra y me inunda

como un huracán de versos

como una lluvia nonata

como un maná que embriaga…

Anuncios

11 comentarios en “la noche solo sabe a lluvia, II-III-IV

  1. Creo que continuaré la idea de mi comentario anterior. Veo que entre ambos poemas han pasado varios días; y eso parece notarse en los poemas mismos. La primera parte me pareció mucho más sentimental y directa que éstas; aunque uses, por momentos, los mismos versos. Aquí hay más juego poético; quiero decir: más poesía pura, más escritura, en suma. Algunas imágenes me parecen logradísimas: “desvestir mi tristeza” y “lluvia de difuntos” (el cual viene del poema anterior) me parecen maravillosas.

    Un abrazo.

    Me gusta

    • El poema “La noche solo sabe a lluvia” lo estoy escribiendo con la técnica de usar cada verso del mismo como leitmotiv del siguiente, de forma correlativa. Repitiendo en el siguiente poema el verso entero que lo anuncia. Esta estructura la he utilizado antes con otros poemas (Trece poemas. En el límite del silencio) ya sabes de mis gustos por las estructuras y los números… a parte de que no deja de ser una profundización en las diversas capas (lecturas) que el texto propone.

      Me alegro que te guste.

      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

      • Claro; se entiende a la perfección la técnica usada (y sí, sé de tu pasión por las estructuras matemáticas, eso para mí es un pequeño placer añadido). Cada verso bien puede ser el germen de una obra nueva; de allí que muchos escritores usen un verso o una línea de un texto en prosa para titular a su propia obra (Las puertas de la percepción; ni las flores del mal ni las flores del bien; El sonido y la furia; son ejemplos que me vienen a la memoria en este momento). Si uno tiene las antenitas bien dispuestas y aceitadas todo puede ser motivo de inspiración. Las musas no siempre siguen un camino recto.

        Un abrazo.

        Me gusta

  2. Al margen: escuché la canción pero no leí el poema con ella. Lo hice escuchando un par de las Gymnopédie, de Satie; y creo que combinan muy bien (aunque tal vez sea una elección demasiado obvia).

    Me gusta

    • Tu combinación funciona perfectamente, el piano en la obra de Satie es muy evocador.
      Me decidí por “Rainy day people” de Gordon Lightfoot, y por “Early morning rain” en la siguiente entrada, no porque combinase más o menos con el texto, si no por lo que en mi evocan estas canciones. De hecho muchos poemas que he escrito han surgido de las notas de canciones, que quizás a otras personas no les aporte nada. En ese caso tu elección es más universal, y la mía más particular. Aunque muchas veces una misma melodía evoca sentimientos diferentes en las personas. Eso es lo que hace maravilloso el arte…

      Un abrazo

      Le gusta a 1 persona

      • Te entiendo a la prefección; Xabier, suelo usar los mismos detonadores. Cuando escribí la entrada “Extraño y hermoso”, acerca de la muerte de mi ex esposa, yo estaba sentado en una plaza bajo un cálido sol (lo cual no deja de ser una pequeña suerte extra, porque aquí el sol es inclemente, casi nunca es amable y tibio) y fue tanta la paz que sentí en aquel momento que la entrada la escribí de un tirón en mi cuaderno de notas. En ese momento estaba escuchando una canción de rock titulada “Extraño y hermoso”; la cual me brindó las líneas finales de ese texto, además del título. No importa que la canción hable de otra cosa; en ese momento me acompañó sugiriéndome con delicadeza un par de líneas, las cuales creo que son las mejores de ese texto. Nietzsche dijo “La vida sin música no merecería le pena ser vivida”. Yo necesito ser un poco más amplio y me veo obligado a cambiar “música” por “arte”.

        Un abrazo.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s