En la cárcel de mis manos

 

ins_p_009391

Licencia Public Domain CC0

He visto mi voz rodeada de fantasmas. He visto poemas estáticos, versos sin alma que aúllan cuando la verdad llama a sus puertas. He visto el hambre engordar indiferencias y la noche cubrir de tinieblas los corazones. No quedan palabras en las ventanas, sólo quedan miradas diáfanas, palabras hieráticas, silencios cómplices, ricos vocabularios de salón, en la libertad de la esclavitud…

He visto muertos que no pudieron defender su alma. He visto mi mirada hundida en tus ojos, sin nostalgias, como heredero del tiempo que se escapa al parpadear el silencio. Como el primogénito de tus labios fecundos. Compartiremos el calor, la luz, el horizonte, los segundos del amanecer en la latitud de tu mirada, como el brillo que despliega sus alas cuando el aire quiere escapar de la cárcel de mis brazos, seré tu voz en este día de voces sin palabra…

Del libro: “Las voces que el viento atrapó en sus manos”

Anuncios

Un comentario en “En la cárcel de mis manos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s