Repitiendo ecos como las caracolas

Saciado y con sed.

Perdido en las multitudes

encontré el mensaje de los tiempos,

y en un ánfora cociné nuevos versos.

Para saciar mi sed

callé sus lamentos,

y en la aurora de un nuevo día

sin más posesiones

que mi voz

y mis recuerdos

encontrarán mis manos

desnudas

repitiendo ecos como las caracolas.

Del libro: “Como dos voces que galopan”

Anuncios

3 comentarios en “Repitiendo ecos como las caracolas

  1. Comparto la mirada de Natalia; esos versos son el indicativo de una inmensa fortuna. A lo largo de estos últimos años he dejado atrás todo lo que no pueda llevar conmigo y eso a sido un maravilloso recordatorio de que lo realmente valioso siempre se encuentra en otra parte, generalmente dentro nuestro.
    También me quedo con el melancólico final, el cual tiene una estrecha relación con lo anterior, ya qie sólo alguien que sabe el verdadero valor de lo

    Le gusta a 1 persona

  2. También me quedo con el melancólico final, el cual tiene una estrecha relación con lo anterior, ya que sólo alguien que sabe el verdadero valor de lo que tiene (“mi voz y mis recuerdos”) puede darse el gusto de despedirse “repitiendo ecos como las caracolas”.

    No sé qué hice pero el comentario salió disparado sin que pudiese hacer nada al respecto.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s