El sueño de un coloso

Carrasca centenaria de Negrón, septiembre de 2015. Fotografía de Xabier Novella

Carrasca centenaria de Negrón, Septiembre de 2015. Fotografía de Xabier Novella

Duerme, el viejo coloso, un sueño de espinas amargas. Su cuerpo centenario dobló su silueta. Duerme, viejo amigo, tu merecido sueño. Vuela libre, desencadenado de la tierra, por los caminos de los abuelos, donde el viento clava sus garras en la memoria.

Me gusta recordarte despierto, con los brazos abiertos. Abrazar tu tronco poderoso, como tú abrazabas a los niños que un día fuimos. Me gusta recordarte desafiando al tiempo. Quinientos años  deshojando tempestades. Cobijando mochuelos, acunando jilgueros…

¿Dónde reposan ahora tus sueños?  Se van confundiendo tus raíces con la tierra. Con las flores que un día fueron nuestros abuelos. Qué gran oráculo es ahora tu cuerpo retorcido, tu voz silenciada  invoca el sudor y el llanto de los campesinos dormidos… nunca muertos… como cantaba Atahualpa Yupanqui con su guitarra triste y su voz profunda.

Nadie como Don Ata, para revivirme esos años pasados. Para empatizar con los sueños de los abuelos dormidos. Qué nuevos caminos andarán tus versos viejo amigo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s